miércoles, 5 de noviembre de 2014

¡Si se puede!


He subido a mi Facebook esta foto que tomé a un mural callejero en un viaje a Cuba, y una amiga me ha preguntado por su significado.

Resulta que estuve hablando con ella hace unas semanas sobre la situación política actual, y ahora, al ver la imagen en mi muro, ella la interpreta como una expresión de voluntad de votar a Podemos.

Si, como decía El Mundo Today "se celebraran hoy las elecciones y me molestara en ir a votar", es probable que votara a esta opción política, a pesar de que su programa me parece poco realista y hasta peligroso en términos de seguridad y estabilidad económica. Votaría a Podemos por razones que no voy a explicar aquí, pero que conozco y comparto con mucha gente que me rodea.

Pero me gustaría volver a la foto que saqué en Cuba y detenerme en ella. La imagen muestra un error de ortografía. Seguramente quien lo dibujó debía escribir "sí, se puede" (con tilde), enalteciendo fervores revolucionarios, pero se equivocó y escribió "si se puede"... en condicional.

Cuando vi esta pintada sobre un muro en las afueras de La Habana (Cojímar), me pareció una referencia irónica e involuntaria a la distancia que hay entre el entusiasmo y la apatía, a veces una pequeña línea divisoria que se basa en un matiz de observación.

Pensé en Freud y en sus "actos fallidos", que nos hacen expresar algo distinto de lo que pretendemos conscientemente, a menudo manifestando un hecho inconsciente.

Quizás a través de ese resquicio mínimo que es una tilde, en esta imagen se escapaba una expresión reprimida de esta cuerda floja en la que se balancea la revolución cubana después de tantos años.

Pero al ver la pregunta de mi amiga hoy sobre si iba a votar a Podemos, he pensado que esta pintada que me encontré en Cuba no solo tiene que ser sobre Cuba.

Quizás también vale para muchas otras situaciones; quizás me sirva, con su dualismo, para representar hoy un contexto y un estado de ánimo (ni ilusionado, ni resignado) que comparto con tantos otros.

domingo, 12 de mayo de 2013

Teletransportarse a Soria - "Camisa fantasma"



Dentro de una gran ciudad,
si miras afuera, ves los edificios
como los dientes de una gran llave
que te abre la puerta que va a ningún sitio.

Una camisa fantasma
colgada de uno de los aparatos
de aire acondicionado
de esos que quitan calor en verano.

- ¿Cómo he llegado hasta aquí -
pregunto a la arena que cae del zapato-,
si yo estaba en el Prada
tomando cubatas y cuencos de pipas?



miércoles, 13 de marzo de 2013

Información y Dirección de Operaciones


Sigo con mis sesudas reflexiones ;) para el Executive MBA de la EOI que estoy cursando... Esta vez sobre logística.
Uno de los aspectos en los que a veces no se hace especial hincapié a la hora de estudiar las claves de los métodos de producción “lean” es el referente al papel que juega la información y la gestión inteligente de la misma a la hora de definir el proceso.
El proceso de producción que implantó Toyota tras la Segunda Guerra Mundial, impulsado por Taiichi Ohno, uno de los responsables de la fábrica es considerado el fundador de las técnicas que se aglutinan alrededor de la terminología lean manufacturing. Para el desarrollo del método de Toyota (denominado Just in Time) no hubo ningún plan maestro ni ningún borrador. Taiichi Ohno describe el desarrollo del JITdel siguiente modo: “Al intentar aplicarlo, se pusieron de manifiesto una serie de problemas. A medida que estos se aclaraban, me indicaban la dirección del siguiente movimiento. Creo que sólo mirando hacia atrás, somos capaces de entender cómo finalmente las piezas terminaron encajando“.
El mecanismo utilizado para crear el lean manufacturing no fue otro que el de “prueba-error”, como podemos comprobar por las propias palabras de su mayor impulsor. ¿Significa esto que no hay otra guía? ¿No podemos analizar qué tuvieron en común sus decisiones para conducirle a resultados tan acertados? A pesar del confuso acopio de técnicas que se incluyen en el lean manufacturing, todas tienen algo en común: lainformación, y su uso inteligente.
Una de las primeras decisiones que tomó Taiichi Ono para eliminar el despilfarro (muda, 無駄) fue el uso de tarjetas (kanban, 看板) que actuaban de testigos del proceso de producción. Las tarjetas se incorporaban a los contenedores y recogían información de los materiales que se utilizaban. Este sistema de recogida de información tan básico recuerda a los albores de la computación, cuando Alan Turing creaba máquinas que traducían acciones en ceros y unos.
Si analizamos los dispositivos a prueba de errores del lean manufacturing (poka-yoke, ポカヨケ) encontramos siempre soluciones que pasan por el intercambio de información. En el caso de este tipo de ideas, si analizamos detenidamente vemos que la información se puede intercambiar a través de 3 procedimientos
Entre pautas conductuales de los operadores de la cadena de producción (E2E): un ejemplo de este tipo de técnicas es la práctica de separar los materiales en una bandeja antes de ensamblarlos en una pieza, para que el segundo operario nunca se olvide de poner nada.
Entre trabajador y máquina (E2M):
Entre máquinas (M2M): son las técnicas poka-yoke más efectivas, ya que eliminan un tipo de muda consistente en las revisiones y supervisiones hechas por humanos. Las propias máquinas gestionan el flujo de la cadena de suministro.
Estos son solo algunos ejemplos de cómo el lean manufacturing actúa de forma más eficaz cuanto más información y de forma más eficiente se gestione sobre el proceso productivo.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Motivar, no imponer. Ideas para el futuro del sistema de pensiones



La relación entre pensionistas y contribuyentes a la Seguridad Social se dispara de manera preocupante en nuestro país, causando un déficit disparatado (más de 10000 millones de euros el año pasado – el 1% del PIB). Demasiados factores indican que la solución para el sistema de pensiones debe ser estructural.
Aparte de los recortes en los sistemas públicos y de la obvia necesidad de disminuir la tasa de desempleo para aumentar las contribuciones, existen otras salidas eficaces que exigen algo de esfuerzo y compromiso por parte de la clase política, dentro de los siguientes ámbitos:
  • El test de ingresos: Profundizar en el conjunto de reglas útiles que determinan bajo qué condiciones se compatibilizan trabajo y pensión. Actualmente la legislación en nuestro país en este sentido es poco efectiva.
  • Las prestaciones por desempleo: actualmente las prestaciones por desempleo se utilizan de manera irregular como un trampolín hacia la jubilación. Las leyes, en lugar de motivar a que los mayores sigan unos años más en el mercado de trabajo, les incitan a dejarlo cuanto antes.
  • Igualdad de género: Si en España existiera un porcentaje parecido de mujeres trabajadoras al que existe en lugares como Suecia , la Seguridad Social contaría con casi 3 millones más de contribuyentes que ayudarían a sostener el sistema. Gran parte de estas mujeres no trabajan porque tienen mayores o niños a su cargo. Potenciar las medidas contra la dependencia que les impulsen hacia el mercado laboral es cada día más necesario.
  • Disminuir otras desigualdades: Es de destacar que el nivel de vida entre las rentas más bajas es muy inferior (alrededor de 10 años menos) al de las rentas más elevadas, dentro de nuestro país. Las diferencias sociales en este sentido se hacen doblemente injustas.
En definitiva, es cada vez más obvio que dar importantes pasos de cara a mejorar la sostenibilidad del sistema de pensiones es inevitable. Teniendo en cuenta la importancia de los cambios a acometer, y la sensibilidad en cuanto a estos aspectos, utilizar la imaginación y el análisis es fundamental. Las políticas que se emprendan no deben limitarse a prohibir o a obligar a gran escala, sino que es posible centrarse en solucionar problemas concretos y en motivar hacia el trabajo a las personas que pueden con ello contribuir a la estabilidad del sistema.

martes, 15 de enero de 2013

Nadie arriesga como un cani

Hay una idea que hace poco me está rondando la cabeza sobre esas últimas tribus urbanas que pueblan nuestras calles.

¿Y si se las está nombrando mal? ¿En qué momento se volvieron las tornas?

Vamos a ver:

1. Lo que la gente llama un cani es realmente un moderno. Nadie arriesga como un cani. El cani se apunta a modas imposibles, inventa códigos inexistentes, totalmente ajenos a la moda clásica. Vive la posmodernidad sin ironías.

Por ejemplo se atreven con zapatillas como estas:




2. Los llamados modernos son en el fondo unos clásicos


Creo que si me pongo a pensar se me ocurrirían muy pocas tendencias hipsters que no beban de referentes que han sido un éxito en el pasado.








3. Las personas que mantienen que son unos clásicos, suelen resultar unos cuñaos. 


Entiendo que la definición de cuñao no es necesaria porque todos tenemos uno o sabemos lo que es. Es ese tío que está encantado de la vida con Mark Knopler, Bruce Springsteen... Y no quiere saber nada más.

Los anteriores (los llamados modernos) no suelen departir con muchos de estos clásicos pero saben que existen porque se los encuentran a menudo en cenas familiares o comprando el pan los domingos.



4. Para cerrar el círculo, también existen los cuñaos que van de caniscomo en este dibujo de fauna mongola, pero eso ya es harina de otro costal...





martes, 8 de enero de 2013

La foto fantasma (II)

La he encontrado.

Hace ahora tres años escribía en este blog después de pasar un buen rato buscando esta foto, otra vez, una foto que vi hace más de una década en un monográfico de las páginas centrales de Rockdelux.


Ayer la encontró Elisa de casualidad, tuvo que ser ella quien la encontrase.

A veces, cuando en el pasado has hablado de un tiempo posterior, y este día llega, sientes algo extraño, como si no vivieras en el presente, sino que por un momento fueses un espectro de ese futuro.

viernes, 14 de diciembre de 2012

La gran depresión

He titulado este texto “La gran depresión”, así, en minúsculas. Ha sido aposta.
Las noticias que leo últimamente en los periódicos, en Internet, me recuerdan la volatilidad de la realidad en la que vivimos, al tiempo que añaden tintes de denso gris en nuestra, ya de por sí, grisácea existencia social, política, económica actual. Hace tiempo que lo pienso, y se lo he oído decir a alguno que otro: vivimos en una época parecida a la Europa de entreguerras.
Camina con gabardina mi crisis de los treinta a través de una realidad transitoria, indefinida, neblinosa. Y me pregunto si no habrá sido siempre igual, si no estuvieron siempre las mismas miserias, las mismas dudas. Pienso en toda la gente que se ha ido ya de nuestro país, como hicieron nuestros abuelos, cuando las fotos eran en blanco y negro, y me veo como ellos atravesando las calles del París de la Gran Depresión, donde la producción industrial se redujo un cuarto entre el 31 y el 35, o peor, las de la arruinada república de Weimar. Me veo hoy y me imagino como si fuera entonces, buscándome la vida por las calles del norte de Europa, mientras me oculto de la lluvia y el frío con mi gabardina.



Pienso en Herbert Spencer, uno de los padres de la sociología, alguien que estudiaba todo con estructuras y funciones. Para él la sociedad era también un organismo. Me acuerdo de él cuando dicen en la radio que no queremos que nos rescaten como a Grecia porque humillaría a España y nos hundiría. Dicen que Grecia está deprimida, que está mostrando un cuadro de depresión, como si estuviese pasando por la crisis de los treinta.
Derrida hablaba de los fantasmas del pasado que forman parte de nuestra vida, que la condicionan, los fantasmas sociales. Enciendo la tele y se me aparece el fantasma del Cuarto Reich, el futuro de la Alemania nazi que no fue. Dentro y fuera de España utilizan al enemigo común para generar una comunidad unida frente a la crisis. Como si de un experimento social se tratase, los dirigentes buscan su cabeza de turco. Hoy en España la culpa es de los funcionarios, mañana en Cataluña el problema son los españoles, pasado la ultraderecha y su odio hacia los extranjeros.
He querido titular este texto La gran depresión, así en minúsculas. Ha sido aposta, tendrá que ser así si la depresión es general, y no es tan solo un nombre propio. Como en la Europa que vivieron nuestros abuelos, es tiempo de abrigarse bien, buscarse la vida y avanzar bajo la lluvia con nuestra gabardina.