martes, 15 de enero de 2013

Nadie arriesga como un cani

Hay una idea que hace poco me está rondando la cabeza sobre esas últimas tribus urbanas que pueblan nuestras calles.

¿Y si se las está nombrando mal? ¿En qué momento se volvieron las tornas?

Vamos a ver:

1. Lo que la gente llama un cani es realmente un moderno. Nadie arriesga como un cani. El cani se apunta a modas imposibles, inventa códigos inexistentes, totalmente ajenos a la moda clásica. Vive la posmodernidad sin ironías.

Por ejemplo se atreven con zapatillas como estas:




2. Los llamados modernos son en el fondo unos clásicos


Creo que si me pongo a pensar se me ocurrirían muy pocas tendencias hipsters que no beban de referentes que han sido un éxito en el pasado.








3. Las personas que mantienen que son unos clásicos, suelen resultar unos cuñaos. 


Entiendo que la definición de cuñao no es necesaria porque todos tenemos uno o sabemos lo que es. Es ese tío que está encantado de la vida con Mark Knopler, Bruce Springsteen... Y no quiere saber nada más.

Los anteriores (los llamados modernos) no suelen departir con muchos de estos clásicos pero saben que existen porque se los encuentran a menudo en cenas familiares o comprando el pan los domingos.



4. Para cerrar el círculo, también existen los cuñaos que van de caniscomo en este dibujo de fauna mongola, pero eso ya es harina de otro costal...





No hay comentarios: